Anteriormente te comentamos cómo hacer realidad tu proyecto personal y cómo calcular la cantidad de dinero que necesitas para tener seguridad. Ahora veremos cuáles son las fuentes más recomendadas para obtener financiamiento.

Financiamiento para tus emprendimientos

Financiamiento con dependencia blanda

Llamamos financiamiento con dependencia blanda al aporte de ingresos para tu proyecto empresarial que es otorgado por personas allegadas como familiares o amigos. Estas personas cercanas son más fáciles de persuadir acerca del proyecto personal que emprenderemos y suelen ser mucho más pacientes para la devolución del préstamo o inversión que realicen.

Financiamiento de dependencia mutua

Este tipo de financiamiento se realiza con un socio. De esta forma hay un compromiso mutuo con el proyecto, por lo que la inversión será compartida y a cambio, tu socio, obtendrá parte de las ganancias y podrá participar en la toma de decisiones sobre el funcionamiento del emprendimiento.

Financiamiento independiente

Esta opción de financiamiento la realizas tú mismo si posees ahorros con los que puedas cubrir la inversión y el dinero reservado para las emergencias. Con este tipo de financiamiento no dependes de nadie ni le debes dinero a nadie. Arriesgas tu propio dinero y tomas tus propias decisiones.

Financiamiento con dependencia fuerte

Las otras formas de financiamiento son las dependientes de empresas privadas o bancos que otorguen financiamiento a los proyectos que crean rentables. Esta opción es recomendada para quienes no cuentan con un capital inicial, pero deberán devolver mayor capital y con tiempos estipulados.

Comenta

Si tu comentario no tiene relacion con el articulo, es un simple spam o faltas el respeto a los otros usuarios, NO SERA PUBLICADO.