Hace uno de los días, el invitado a un conocido programa de televisión en España, decía que el negocio que va a triunfar con toda seguridad, es aquél que responda a una necesidad aún no satisfecha. La frase no hubiera pasado de una mera perogrullada si no fuera porque la pronunciaba un millonario de poco más de veinte años.

 La nube, un ejemplo

Las declaraciones de este joven son el claro ejemplo de lo que un emprendedor ha de hacer:  localizar un nicho de mercado con alguna necesidad no satisfecha; identificar y acotar el problema; buscar una solución y ofrecérsela al precio que este mercado esté dispuesto a pagar. Obviamente, cada uno de los pasos de un estudio de mercado es tan complejo como queramos hacerlo, pero como resumen puede ser válido.



Unos ejemplos ilustrativos

Uno de los precursores del cloud computing declaraba que advirtió lo incómodo que resultaba llevar los datos de sus trabajos en un pen-drive para colaborar con su compañero o lo engorroso que llegaba a ser enviarlos por correo electrónico, si es que era posible, puesto que los archivos grandes no podían mandarse así. De este modo, ideó el tan traído y llevado hoy en día sistema para almacenar datos en el intangible ciberespacio.

He aquí un ejemplo mucho más “terrenal”: supongamos que en su barrio no existe una panadería. Tanto usted como sus vecinos han de ir en coche a la más cercana. Es muy probable, entonces, que un negocio de este tipo funcione en su entorno…

Comenta

Si tu comentario no tiene relacion con el articulo, es un simple spam o faltas el respeto a los otros usuarios, NO SERA PUBLICADO.