La planificación es una parte fundamental del éxito de cualquier proyecto, mucho más cuando se trata de un emprendimiento. Sin embargo, la planificación también debe tener un límite, porque si esta etapa se extiende demasiado conducirá más bien a lo que se llama en el mundo de los negocios como parálisis por análisis. Se trata cuando estás tan ocupado reflexionando sobre una situación que estás incapacitado para actuar.

Parálisis por análisis, enemiga de los emprendimientos

Muchos autores que escriben sobre proyectos y emprendimientos insisten más bien en esta época en la importancia de pasar a la acción, aunque no de forma irreflexiva. El gurú del marketing Seth Godin insiste en que en esta época lo que diferencia a las personas su voluntad de iniciar proyectos. Esto no significa que haya que dejar de planificar; solo que esa etapa tiene un límite.

Comenzar antes de estar listo

Por su parte, Steve Pressfield en su libro Do the Work (Haz el Trabajo) da un consejo que puede ser útil a muchas personas interesadas en iniciar su propio negocio: “Empieza antes de que estés listo”. La razón que da Pressfield para ello es muy simple: nunca estarás listo, es decir, nunca se darán las condiciones perfectas para un proyecto o emprendimiento. Por lo tanto, hay que empezar a pesar de las dificultades.

Una vez que inicias tu emprendimiento y lanzas tu producto por primera vez, podrás obtener opiniones de tus clientes sobre cómo mejorarlo. Con una mejora constante, conseguirás más clientes y te convertirás en un empresario de éxito.

Comenta

Si tu comentario no tiene relacion con el articulo, es un simple spam o faltas el respeto a los otros usuarios, NO SERA PUBLICADO.